Zumbidos en los oídos (tinnitus o acúfenos) ¿Cómo curarlos?

En algún momento has experimentado o puedes estar experimentando zumbidos en los oídos, también denominados tinnitus o acúfenos (sensación de agua o embotamiento), en este artículo te voy a enseñar la relación que tienen con la ansiedad y también te daré unos ejercicios prácticos comprobados científicamente para ponerle fin a esos zumbidos en los oídos.

¿Qué son los acúfenos o tinnitus?

Muchas personas tienen una sensación de zumbidos en los oídos, como un pitido en el oído derecho, o en el oído izquierdo, o en un menor caso se presenta en los dos al mismo tiempo, es la manera en que las personas que los padecen describen esta afección, pero su nombre médico es tinnitus o acúfenos, los otorrinolaringólogos, quienes son los médicos especialistas en la parte auditiva y sus afecciones recomiendan una serie de ejercicios que te voy a presentar a continuación.

¿Cómo se curan estos zumbidos en los oídos?

Dentro de las investigaciones llevadas a cabo, existen una serie de ejercicios que puedes realizarlos  en casa para curar el padecimiento del tinnitus, la efectividad de los mismos obedecerán a que no tengas afecciones físicas, que en su caso requerirán un diagnóstico médico, si no es el caso, puede que muchas de estas afecciones guarden  una relación con episodios de ansiedad o tensión. Te recomiendo que practiques estos ejercicios de manera serial, es decir, uno a continuación del otro, conforme el listado que te presento a continuación.

1) Haz giros y movimientos suaves con tu cabeza y cuello

Esto lo realizaremos como un ejercicio de estiramiento para aliviar la tensión de nuestro cuello. Comienza realizando giros suaves con tu cabeza y cuello, elige un lado, puedes comenzar hacia la derecha o izquierda, lo importante es que lo hagas en igual número de repeticiones en cada lado, recuerda hacerlo de manera suave. Si has tenido una alta tensión, puede que sientas que tu cuello esté crocante y haga ruidos, esto es normal estaremos liberando esa tensión que se irradia y puede estar causando ese pitido en tus oídos.

La segunda parte del ejercicio es realizar movimientos de adelante hacia atrás, como si estuvieras diciendo “sí” con tu cabeza, de manera suave, hasta donde te lo permita tu cuello haz este movimiento; una vez lo hayas concluido haz lo contrario, llevándolo hacia el otro lado, como si estuvieras haciendo un “no” con tu cabeza, recuerda hacerlo de una manera consciente, sintiendo cada movimiento que hagas, repite cada ejercicio por al menos 30 segundos a un minuto.

El siguiente estiramiento es realizarlo ahora de manera horizontal, vamos a tomar nuestra mano y la apoyaremos rodeando nuestra cabeza por encima, vamos a ejercer una presión suave llevando nuestra cabeza hacia el mismo hombro que la mano que utilizamos para ejercer presión, hazlo hasta donde consideres que es suficiente, vamos a intercalar este ejercicio para un lado y otro.

Nuestro próximo estiramiento es similar al anterior, con la diferencia que vamos a realizarlo de manera vertical (hacia atrás o hacia adelante), te invito a colocar tus manos sobre tu mandíbula, vas a llevar tu cabeza hacia atrás por 30 segundos, luego las colocas detrás de tu cabeza y halas hacia delante. Repite 3 veces cada estiramiento, recuerda que todo el circuito debe durar entre 5 y 10 minutos y lo recomendable sería que lo hagas 3 veces al día, especialmente si los zumbidos en los oídos se presentan de manera recurrente.

2) Activación de los tejidos y nervios craneales

Todo nuestro cuerpo está conectado, por lo tanto nuestros tejidos y nervios craneales guardan una conexión con nuestro oído. Al estimular nuestra zona craneal tendrá una acción curativa en los acúfenos, zumbidos o pitidos en los oídos.

Para realizar el ejercicio, lleva la yema de tus dedos de las dos manos hacia tu cabeza y comienza a dar pequeños masajes de manera circular, haciendo énfasis en tu zona parietal de los dos lados de tu cabeza, la zona parietal va a estar ubicada desde la mitad de tu cabeza (hemisferio) hasta la parte media de atrás, sin llegar a la nuca, repite este ejercicio por al menos unas 3 veces, en intervalos de 30 segundos de duración.

Otro punto de activación es el situado en las sienes, lleva tus dedos índice y corazón hacia tus sienes de manera simultánea y comienza a dar masajes de manera circular sobre esta zona, haz círculos pequeños, luego más grandes, presiona un poco también, lo puedes realizar durante un minuto.

El último ejercicio de esta serie de activación de tejidos y nervios, es el denominado “rastrillo”, desde la zona de tus sienes, apoyandote en los dedos índice, corazón y anular vas a bajar despacio haciendo presión hasta llegar a tu mentón y pasando por tus mejillas, mediante la utilización de movimientos circulares o verticales, procura que la duración sea de un minuto, concentrándose especialmente en la zona del mentón.

3) Activación de la zona auricular y temporomandibular

Esta zona es donde se une la quijada con el cráneo, a unos 3 dedos de tu oreja, si abres la boca podrás encontrar un músculo, cuando este músculo se inflama puede conducir a experimentar zumbidos en los oídos o tinnitus, para relajar este músculo vas a tomar tus dedos y vas a realizar masajes de manera circular presionando de vez en cuando por al menos 30 segundos, al estimular un músculo, procura realizarlo con un aceite de tu elección para no irritar la zona.

Los acúfenos pueden estar también relacionados al bruxismo, un padecimiento que guarda una relación con la ansiedad y puede generar afectaciones auriculares que desencadenan en pitidos en tus oídos. Para realizar el ejercicio, lleva tu mentón hacia delante, procurando que sobresalga tu labio inferior con respecto al superior, posterior a eso vas a estirar tu lengua al máximo punto que puedas y sosteniendo por algunos segundos.

Una zona que posee muchas terminaciones nerviosas es la oreja, para relajar y activar esta zona toma el lóbulo de tu oreja y con tus dedos índice y pulgar realiza masajes deslizando hacia abajo y apretando, el mismo movimiento llevalo hacia el pabellón de tu oreja que se encuentra en tu parte superior, todo esto lo vamos a realizar por al menos 30 segundos. Te dejo un enlace para que te orientes en las partes de la oreja.

Siguiendo con la zona de nuestra oreja, te invito a que con tu mano completa agarres tu oreja (haz de cuenta que vas a poner un foco) y la vas a mover de manera circular. Seguidamente, te recomiendo que presiones con tus dedos la parte trasera de la oreja, haciendo mayor énfasis en la parte de abajo, la parte contigua al lóbulo y en la parte del trago, no te olvides de ver el enlace de las partes de la oreja para que te puedas orientar.

Espero que todo el contenido te haya gustado y te ayude a  curar los zumbidos, el tinnitus, los acúfenos y demás pitidos o sonidos que afectan los oídos, recuerda que todos los  ejercicios que te propongo en este artículo son recomendados por profesionales, si presentas síntomas físicos o los zumbidos en el oído son persistentes a lo largo del tiempo, es recomendable que consultes con un profesional en otorrinolaringologia.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Artículos de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *